¿Cuáles son sus ventajas?  Descubre en qué consiste esta metodología, que aumenta la precisión de los tratamientos y brinda la posibilidad de evitar la cirugía a los pacientes que sufren dolor crónico. 

Claves del intervencionismo en dolor

Es una metodología a través de la cual se localizan y tratan las áreas que generan el dolor, de forma directa y precisa, gracias al auxilio de imágenes en tiempo real. Los métodos de obtención de imagen más extendidos son el uso de ultrasonidos y las imágenes de Rayos X obtenidas por Fluoroscopio.

Estas imágenes en tiempo real ofrecen al especialista una guía muy fiable, que le permite llegar con exactitud al ‘punto diana’ del tratamiento.

De este modo, los tejidos o las lesiones que generan dolor pueden visualizarse y reconocerse sin la exploración quirúrgica. Además, esta metodología permite alcanzar las áreas a tratar por medio de finos instrumentos o cánulas, con lo cual los tratamientos son mínimamente invasivos. 

Ventajas: Evita la cirugía

La principal ventaja de los tratamientos intervencionistas es que permiten huir de procesos quirúrgicos importantes. Por otro lado, gracias a las técnicas de imagen, el especialista ve en todo momento dónde aplica el tratamiento, maximizando la precisión, disminuyendo las molestias y acortando tanto la duración de la técnica como el p.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =

Ir al contenido